Espacio museístico

El Museo del monasterio comprende tres ámbitos:

Palacio del rey Martín, en fase de reestructuración: dos salas, comenzadas a principios del siglo XV y terminadas en el siglo XX, donde se exponen piezas muy diversas -cuadros, esculturas, orfebrería-, algunas de ellas procedentes del monasterio.

Sala del abad Copons: un bello espacio gótico, al mismo nivel del sobreclaustro, construido sobre el atrio de entrada al monasterio, donde se exponen diferentes representaciones de la cruz. Destaca el crucifijo de marfil, del siglo XVII, procedente de Poblet, que formaba parte de un juego funerario. Esta sala comunica el palacio del rey Martín con la sala del abad Mengucho.

Sala del abad Mengucho: en esta sala singular del siglo XV, construida sobre el refectorio de Conversos, antiguo dormitorio de los monjes jubilados, se expone la donación de Mn. Genís Baltrons (1932-2014), consistente en piezas de orfebrería religiosa, algunos iconos, y otros objetos relacionados con el culto. Al margen de esta colección, destaca el vaso de cristal del siglo XIV —lipsanoteca— encontrado en la columna central del altar mayor de la iglesia, con las reliquias que fueron depositadas para su consagración.