«El portero —escribe san Benito en la Regla de los monjes— ha de tener su celda junto a la puerta, para que cuantos lleguen al monasterio se encuentren siempre con alguien que les conteste» (RB 66,2)

Os damos la bienvenida a nuestra página web: ¡la paz sea con vosotros!